Cursos de adiestramiento canino Madrid

Artrosis en perros y gatos

Actualmente nuestras mascotas tienen una esperanza de vida mayor, gracias a los cuidados que los proporcionamos. Sin embargo, el paso del tiempo, al igual que ocurre a los humanos, produce cambios en el organismo, lo que da lugar a patologías propias de la vejez.

En este artículo nos centraremos en la artrosis, aunque es importante resaltar, que ésta no es una patología exclusiva de animales mayores, sino que también pueden padecerla animales jóvenes.

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones, causada por un desgaste en el cartílago, lo cual provoca una inflamación y mucho dolor.

En un perro o gato con artrosis, observaremos que es reacio a moverse y que presenta “cojeras en frío”, esto quiere decir que cojea cuando comienza a moverse, pero que a medida que se va moviendo, esta cojera es menos evidente. También podremos notar que los síntomas empeoran cuando la temperatura es fría o cuando el animal se encuentra en un clima con mayor humedad. Por eso, se recomienda ponerles un abrigo que cubra la articulación afectada en los meses de más frío.

¿Qué podemos hacer para ayudarle? Lo primero, ante la sospecha de que nuestra mascota padezca artrosis, debemos acudir al veterinario para que él emita un diagnóstico y prescriba el tratamiento más adecuado. En estos animales, es especialmente importante el control del peso, ya que el sobrepeso producirá un desgaste mayor en las articulaciones.

También debemos mantener una rutina de ejercicio físico regular, lo mejor es que dé varios paseos cortos al día, preferiblemente por zonas con césped o arena para que el impacto sobre sus articulaciones sea menor.

Actualmente existen en el mercado colchones térmicos, especialmente indicados para esta patología, aunque en general, cualquier cama blanda es adecuada.

Por último, algo que mejora notablemente los síntomas, ayuda a paliar el dolor, y por tanto mejora la calidad de vida del animal, es un adecuado tratamiento de rehabilitación. El veterinario rehabilitador, además de establecer una buena pauta de ejercicios para mejorar la movilidad y la masa muscular del animal, utilizará los medios físicos a su alcance, como son laserterapia, magnetoterapia, electroterapia o termoterapia.

¡Recordemos que nuestras mascotas merecen siempre los mejores cuidados!

Área Veterinaria
Escuela del Henares